Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 19 de Febrero 2012

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Mc 2, 1-12)
'La confesión sacramental es el sacramento de la misericordia de Dios'
Muy queridos amigos.

Hoy, en el Evangelio, empezamos con el capítulo segundo de San Marcos que dice: “Jesús volvió a Cafarnaúm y se difundió la noticia de que estaba en la casa. Se reunió tanta gente, que no había más lugar ni siquiera delante de la puerta, y él les anunciaba la Palabra. Le trajeron entonces a un paralítico, llevándolo entre cuatro hombres. Y como no podían acercarlo a él, a causa de la multitud, levantaron el techo sobre el lugar donde Jesús estaba, y haciendo un agujero descolgaron la camilla con el paralítico. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Unos escribas que estaban sentados allí pensaban en su interior: ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?, Jesús, advirtiendo en seguida que pensaban así, les dijo: ¿Qué están pensando? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o levántate, toma tu camilla y camina? Para que ustedes sepan que el Hijo del Hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados, dijo al paralítico: Yo te lo mando, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa, él se levantó en seguida, tomó su camilla y salió a la vista de todos. La gente quedó asombrada y glorificaba a Dios, diciendo: Nunca hemos visto nada igual”

El Evangelio dice que son cuatro los hombres que llevaron al paralítico hacia Jesús, así hay muchos paralíticos del alma que no pueden acercarse al Señor y son los amigos que los ayudan a llegar. Sí, los buenos amigos tenemos que llevarlos, haciendo oración y si es preciso en camilla.

El Evangelio nos dice que Jesús tiene poder para perdonar los pecados y Jesús el domingo de la resurrección, por la tarde, estando los apóstoles reunidos, sopló sobre ellos y  les dijo: reciban el Espíritu Santo, a los que perdonen los pecados les quedan perdonados. Ese es el poder que Jesús nos dio a los apóstoles, a sus sucesores, a los obispos, a los colaboradores inmediatos de los obispos que son los sacerdotes. Nos dejó ese poder extraordinario de poder decir, después de oír una confesión completa, “yo te absuelvo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén”

Queridos hermanos, la confesión sacramental es el sacramento de la misericordia de Dios, hay que agradecerle al Señor que haya dado ese poder a sus sacerdotes y una forma de darle gracias es limpiando nuestra alma. Vamos a pedirle a Nuestra Madre Santa María que nos ayude a darnos cuenta de que eso es así y que usemos con frecuencia este sacramento de la misericordia de Dios.

Queridos amigos que Dios nos bendiga a todos.

   + Juan Antonio Ugarte Pérez
           Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8