Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 6 de Mayo 2012

V Domingo de Pascua (Jn 15, 1-8)
'Nosotros podemos estar unidos directamente a Cristo por la oración y los sacramentos'
Muy queridos amigos.

Hoy, en el quinto domingo de pascua, el capítulo 15 del evangelio de San Juan es muy aleccionador: “el Señor dice a sus apóstoles, y nos lo dice a todos: yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Él corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que les anuncié. Permanezcan en mí como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes si no permanecen en mí, Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí nada pueden hacer. Pero el que no permanezca en mí es como el sarmiento que se tira y se seca; después, se recoge, se arroja al fuego y arde. Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán. La gloria de mi padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos”.
 
Yo diría que este evangelio casi no merece comentario, porque está dicho con tanta claridad; si contemplamos cualquier árbol, arbusto o la vid a la que Jesús  hace referencia en este evangelio, vemos cómo del tronco salen unas ramas y de ellas unas ramitas y así llega el fruto. Cristo es ese tronco, nosotros somos los sarmientos, las ramas; pero, no somos unas ramas unidas directamente al tronco, sino, estamos unidos a otras ramas y a lo mejor a una tercera, pero, todas tienen que venir al tronco, porque de allí nace la savia, sale el alimento que es Cristo.
 
Para nosotros, en la Iglesia Católica, esa savia nos llega a través del Papa, de los obispos y de los párrocos; por eso, para estar unidos a Dios y a Cristo, tenemos que estar unidos a ellos. Esto, no ocurre con nuestros hermanos separados y hay que orar por ellos. Nosotros podemos estar unidos directamente a Cristo por la oración y los sacramentos, especialmente por esos sacramentos que debemos frecuentar que son: la Sagrada Comunión, la Eucaristía y la Confesión Sacramental. Sacramentos del perdón y la reconciliación que debemos vivir con frecuencia, porque la vida cristiana es una vida sacramental.
 
Queridos hermanos, acerquémonos cada vez más a Dios en todo momento, y busquemos también ayuda espiritual. Los obispos y párrocos estamos unidos al Papa y el Papa está unido a Cristo; por tanto hermanos debemos ir buscando esa unidadgg, para estar unidos a Cristo.
 
Queridos amigos, que Dios nos bendiga a todos.
 
                                   + Juan Antonio Ugarte Pérez
                                    Arzobispo del Cusco

 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8