Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 29 de Julio 2012

XVII Domingo del Tiempo Ordinario (San Juan 6, 1-15)
'De lo poquito que le podemos dar, el Señor lo multiplica, si lo sabemos dar con generosidad.'
Muy queridos amigos.

Los peruanos estamos celebrando las Fiestas Patrias, con tal motivo les deseo a todos ustedes unas felices fiestas, que espero la vivan con espíritu patriótico, con espíritu de amor a nuestro país, el Perú, al que deseo, también, prosperidad económica, sin dejar de lado la prosperidad ética, cristiana y espiritual, que es mucho más importantes.
 
 La Iglesia pone en nuestra consideración, durante cinco domingos consecutivos, el Capítulo Sexto del Evangelio de San Juan, una narración en la que se promete la Eucaristía y surge toda una controversia que la veremos más adelante y poco a poco. Los versículos de este domingo es del 1 al 15, del capítulo VI, donde se cuenta el milagro que hace Jesús: la multiplicación de panes y peces.
 
Siempre, en todos los casos, el Señor es movido por la compasión; el domingo pasado vimos cómo el Señor se compadecía del hambre de Dios y les sacia esa hambre postergando para otro momento el descanso planificado con sus apóstoles, poniéndose a enseñarles largamente. Pero, Jesús también se preocupa del pan material, y lo dice en el evangelio: “Partió Jesús, al otro lado de mar de Galilea, y le seguía una gran muchedumbre, porque veían los milagros que hacía con los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos, estaba próxima la pascua, la fiesta de los judíos. Jesús levantó la mirada y al ver que venía una muchedumbre dijo a Felipe: y ¿Dónde compraremos pan, para que coman estos?, le dijo para probarle, pues, él sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno coma un poco. Uno de los discípulo, Andrés, hermano de Simón, le dijo: Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces, pero, ¿qué es esto, para tantos?”
 
Yo me imagino, siempre, cómo habrá sido la reacción de aquel muchacho que de pronto se vio sin su sesta, asustado por momentos, pues ya no tenía ni los panes ni los peces que llevaba a casa; pero, me lo imagino también, saltando y gritando de alegría al ver cómo se multiplicaban, seguro decía ¡esos son mis panes, esos son mis peces!,
 
Así, el Señor desea necesitar de nosotros, de lo poquito que le podemos dar, el Señor lo multiplica, si lo sabemos dar con generosidad. Por eso, queridos hermanos, seamos generosos con el Señor, no seamos amarretes con Dios. Yo te aseguro que el Señor nunca se deja ganar en generosidad y siempre nos da mucho más de lo que nos ha pedido.
 
Vamos a pedir a nuestra Madre, Santa María, que nos ayude a entender que el Señor “necesita” lo poquito que le podemos dar, para multiplicarlo.
 
Queridos hermanos que Dios nos bendiga a todos.
 
+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8