Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 16 de Setiembre 2012

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario Mc 8, 27-35
''
Muy queridos amigos.

Acabamos de celebrar la festividad del Señor de Huanca, recordamos al Señor atado a la columna, sufriendo lo indecible por nosotros, para rescatarnos, para redimirnos. El Señor no es un liberador, pues uno libera sin pagar un precio, en cambio redimir es liberar pagando un precio; ese precio terrible que pagó Cristo por nosotros, muriendo en la Cruz. Ya estaba dicho en los profetas: “El Señor cumple las profecías”. Por eso, este domingo en la primera lectura, en el evangelio tomado del Antiguo Testamento, dice: “El Señor me ha abierto el oído, no me resistí, ni me hice atrás, ofrecí mis espaldas a los que me golpeaban, mis mejillas a los que me mesaban mi barba, mi rostro no retiré de los insultos y salivazos, pues que Yahvé habría de ayudarme para que no fuese insultado, por eso, puse mi cara como el pedernal, a sabiendas de que no quedaría avergonzado”.
 
El evangelio tomado de San Marcos este domingo, nos cuenta telegráficamente la escena donde el Señor pregunta: “¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos respondieron: Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. Y ustedes ¿quién dicen que soy yo? Pedro respondió: Tú eres el Mesías. Jesús les ordenó que no dijeran nada de Él. Y comenzó a enseñarles de que el Hijo del Hombre debía padecer mucho, ser rechazado por los ancianos y por los príncipes de los sacerdotes y por los escribas, ser muerto y resucitar al tercer día”.
 
Cristo nos ha redimido, no nos ha liberado, nos ha rescatado a buen precio: su vida, su sangre, los azotes, la corona de espinas, la Cruz a cuestas, la muerte en la Cruz, hasta la última gota de su sangre. Eso lo asumió porque cargó con nuestras miserias, con nuestros pecados. Él nos ha redimido y por eso nos perdona. Él nos dice: “Yo he pagado todo esto por ti, ayúdame a que todos esos méritos míos lleguen a los hombres de tu generación, ayúdame con tu Cruz a llevar mi Cruz que yo te ayudaré a que la lleves”.
 
Vamos a pedir a nuestra Madre Santa María para que nosotros sepamos dar un sentido a ese sufrimiento humano, que por otro lado, es inevitable.
 
Queridos hermanos que Dios nos bendiga a todos.
 
                                                                                         + Juan Antonio Ugarte Pérez
                                                                                                 Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8