+51 084 225211

PALABRAS DEL PASTOR

Palabras del Pastor - Mons. Richard Daniel - Tiempo de Navidad

27 Diciembre,2020

San Lucas 2,22-40
Muy queridos hermanos y hermanas con la alegría del nacimiento de Jesús, hemos iniciado ya el tiempo de la Navidad.

Durante estas semanas vamos a contemplar nuevamente el hermoso misterio del nacimiento del hijo de Dios, lo hacemos con mucha fe en este contexto tan preocupante de esta pandemia del COVID-19, pero Cristo viene ha transformar, ha traernos la fortaleza, ha decirnos que Él está con nosotros, que no estamos solos, que no tengamos miedo y podamos aprender de la lección tan hermosa que nos deja la Sagrada Familia.

Justamente este domingo toda la Iglesia pone su mirada en aquel hogar conformado por José, el hijo, el carpintero; Maria, su esposa y el niño Jesús durante todos los años que vivieron en Nazaret. Una escuela de valores para esta sociedad actual, este año hemos celebrado el “Año Misionero de la Familia”, que estamos clausurando el día de hoy, que este año nos deje el gran compromiso de hacer de cada una de nuestras familias un reflejo de lo que fue la Sagrada Familia de Nazareth.

El Santo Padre ha declarado el año de San José, para que, mirando la figura del padre adoptivo de Jesús, tengamos un modelo especialmente para los varones que están al frente conduciendo una familia, para que aprendan las virtudes  de San José su dedicación, su responsabilidad, su educación, la formación de la fe del niño Jesús y la Virgen Maria, modelo de esposa, modelo de madre, modelo de amor y de servicio; y que no decir del niño Jesús como lo dijo el evangelista Lucas: en Nazaret y en medio de su familia, Jesús iba creciendo en estatura, iba creciendo en sabiduría, iba creciendo en gracias de Dios así es como los hijos deben crecer en el entorno de su familia, que esta nueva oportunidad, oportunidad que nos regala Dios un nuevo año.

Queridas familias continúen ustedes esforzándose a pesar de los problemas, y de la dificultades que vivimos, si tenemos fe sigan y continúen con ese compromiso de hacer de sus hogares verdaderos centros de formación, hombres nuevos con el corazón llenos de valores de acuerdo a las enseñanzas de Jesucristo, el amor a Dios y el amor al prójimo.

Que el señor los colme de muchas bendiciones y haga de sus familias la esperanza para nuestra sociedad y nuestra Iglesia, no olvidemos el lema que nos ha acompañado este año, que de por sí ya marca el objetivo de cada familia cristiana y católica, “somos familia, camino de santidad”.

Que la Sagrada Familia los colme de muchas bendiciones, en el nombre del Padre, del Hijo del Espíritu Santo, Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco.